El Universo presenta unas desconcertantes normas de juego desde sus orígenes. Este orden es inalcanzable aún para el ser humano, como un mar que se intenta meter en un cubo. Pero aún así, no es ajeno a esto y para su evolución ordenada y distinción de otras especies, sufre una serie de transformaciones físicas (oposición del pulgar, bipedestación…) y de convivencia con sus congéneres que se normalizan en con leyes escritas o no. Para ello, se estructuran una serie de valores sociales y personales cuya frontera y convivencia en ocasiones están contrapuestas.

Los valores compartidos que nos permiten mantener la convivencia, como serían el respeto de la vida ajena, la familia como unidad estructural social o la Jerarquía se encuentran en constante cambio sobre un eje común aproximado. Mientras los valores personales e individuales, que pueden compartir características y funcionalidad con los sociales, son los átomos individuales de la sociedad que la conforman, anexionando como una amalgama el color general y características de una sociedad.

 

Las sociedades que han persistido hasta el momento, ya sean arcaicas o modernas se basan en el éxito de la convivencia y la amalgama, mientras que en las que la amalgama general ha sido destructiva, desaparecen. El ejemplo más práctico es el empresarial, entendiendo la empresa como la convivencia de diversas personas para un bien común. En las que no existe un ambiente adecuado por envidias personales, malas expectativas de sus empleados y hasta en ocasiones falta absoluta de lealtad, generan la destrucción de millones de empresas al año.

 

Estos valores personales se ven influenciados por los objetivos sociales de éxito de la sociedad. La infantilización absoluta de la actual sociedad descrita en la obra “La Desaparición de la Niñez” de Neil Postman de 1982, que se basa en la influencia absoluta de la televisión sobre la unidad familiar, describe un mundo lleno de “Peter Pan”, descripción muy posterior de los adultos educados en los valores aportados por la televisión. Estos valores son superficiales y muy esquemáticos, y que generan  un vacío personal que se asemeja al de un hoyo en el que cuanto más se le aporta, más crece, alejando a la persona de objetivos realistas para su crecimiento personal y su conjunción en la sociedad como una pieza útil de la que hablábamos antes.

 

Dice Marlon Yezid Cortés Palomino en “La desaparición de la infancia. Dos perspectivas teóricas”: Los efectos de la tecnología en la cultura no se explican simplemente añadiéndole a ésta la herramienta. El ingreso de la televisión a la cultura trae un efecto semejante al que tiene el agua cuando se le añade una gota de tinta roja. El resultado es una nueva coloración en todas las moléculas de agua. De la misma forma, Cultura + Televisión conlleva a una transformación completa de la cultura. La tecnología, y en este caso la televisión, no es simplemente una herramienta más de comunicación.

El crecimiento del número de este tipo de personas y unidades familiares, conlleva que la amalgama social se vea afectada, pudiendo llegar en algún momento a ser disfuncional en su reacción general y por lo tanto, pudiendo llegar al fracaso de la misma en caso de crisis.

Esta disfuncionalidad no es de interés general puesto que genera el movimiento de la misma a través del consumo el supuesto crecimiento de la misma, que únicamente se traduce en crecimiento económico generando desigualdades, envidias y reacciones febriles comunes reactivas. El consumo como valor personal únicamente, atiende a este aspecto social actual, nunca visto en otras épocas.

Atendiendo al ejemplo de los aviones ametrallados durante la Segunda Guerra Mundial, en la que los ingenieros ingleses se dieron cuenta de que se debía reforzar las zonas no afectadas de los aviones que regresaban puesto que los que no lo hacían eran ametrallados en esas zonas, no se debería reforzar desde el punto de vista Histórico algunos puntos particulares de la sociedad como amalgama, teniendo en cuenta que la influencia sobre otras personas seguiría siendo escasa por la influencia televisiva.

 

Actualmente, este tipo de influencias se va a ver modificado de forma importante por internet, que a través de redes sociales principalmente son influyentes en la juventud y su estilo de vida y por tanto, en sus valores sociales y personales.

 

Additional information