Siempre me pregunto, ¿qué nos falta en esta sociedad, en este mundo para que TODOS seamos FELICES?

Si pudiera elegir entre todos los valores que tiene el  ser humano, sin duda elegiría LA SOLIDARIDAD para conseguirlo.

Hemos perdido valores en la sociedad occidental, esa pérdida ha sido muy rápida, en pocos años y sus consecuencias afectan también a la persona como individuo. Y todo por el progreso, por la industrialización nos decían. Por un modelo de sociedad que hace invisibles a las personas.

Me gustan poco las palabras con matices negativos y por eso prefiero pensar en qué hacer para recuperar los valores perdidos.

Estoy convencida que la llave es la Solidaridad.

Con ella  no habría las grandes diferencias  y desigualdades que existen entre el Norte y el Sur. Ese concepto es visible en el Planeta, el Norte es más rico que el Sur, también en España y en nuestra Comunidad Autónoma.

La Solidaridad lograría acabar con el sufrimiento de las familias, de los niños, de los ancianos y sus sonrisas serían lo habitual en su vida.

Sabemos que la Tierra y el Mar son generosos con la humanidad y que habrá comida suficiente para todos si lo repartimos, si somos conscientes de cómo adecuar los recursos y los medios para acabar con el hambre, sí,  con la hambruna del Sur acentuada por las guerras.

Desgraciadamente cualquier motivo, en el fondo económico y en la superficie religioso,  desencadena y encadena guerras. El sufrimiento no tiene fin una vez que empieza una guerra.

Respecto a la infancia, a los niños, todavía siguen muriendo de enfermedades, algunas tienen un tratamiento fácil, otras tienen mecanismos de prevención y otras simplemente dependen del agua.

El agua , ese bien tan preciado, que nos ofrece el planeta y que en poco tiempo se convertirá en algo más valioso que el petróleo, como signo de poder.

Seamos solidarios con el agua, seamos cuidadosos con su uso. Cuando ves a Saleh lavarse las manos, con un hilillo de agua y pasándosela de una mano a otra sin derramarla, te das cuenta del significado del agua en su  campamento saharaui en Tinduf.

Los ancianos, vivimos más años, pero no siempre con una buena calidad de vida. ¿Realmente somos solidarios con ellos? Ha cambiado el modelo familiar, ya no vivimos desde pequeños con nuestros abuelos y familiares. Hasta nuestras viviendas son poco acogedoras para ellos y no digamos nuestras ciudades y pueblos, con más barreras que facilidades para personas con movilidad reducida. Los ancianos tarde o temprano pertenecerán a ese grupo. Hemos creado entornos de vida poco amables y solidarios. Rectificar es de sabios, siempre hay tiempo para aprender de los errores.

La Solidaridad va unida a la libertad , recuerdo la frase que teníamos que desarrollar en el Colegio de Castellote: "Tu libertad termina , cuando empieza la libertad de los demás". Si la Solidaridad fuese un valor al alza, con toda seguridad todos seríamos más libres y respetuosos, incluso muchas leyes no tendrían razón de ser, ni las sanciones, ni las cárceles.

Este valor, que parece que lo dejamos para las Asociaciones ,  las Organizaciones No Gubernamentales y de colectivos desfavorecidos, es aplicable a todas las facetas de nuestra vida y sólo exige un condición: no convertirnos en jueces de los comportamientos y decisiones ajenas.

Parece difícil , pero es fácil,  cuando saludamos con una sonrisa, damos un abrazo a una persona que está triste, colocamos nuestra mano en el hombro u ofrecemos nuestro brazo como apoyo, somos solidarios aunque no seamos conscientes de ello; mucho más lo somos si nuestras manos le calman el dolor y mitigan su tristeza. Nuestro entorno también necesita de nuestra mano , de nuestro corazón solidario.

Podríamos confundir la solidaridad con la caridad, evidentemente no es lo mismo. En este momento necesitamos aplicar, potenciar la solidaridad, tal y como está definida: adhesión o apoyo incondicional a causas o intereses ajenos, especialmente en situaciones comprometidas o difíciles. La  Humanidad está en una situación difícil. No perdamos tiempo seamos solidarios.

Aplicar la Solidaridad exige una buena porción de empatía con las personas y con la Tierra. Si viene acompañada  de una buena dosis de altruismo y de buen hacer mejor.

Quisiera  añadir que la Solidaridad no se puede entender sin el concepto de igualdad y equidad.

Está muy relacionada con el compartir experiencias, conocimientos, habilidades, compartir alegría  y buen humor . No está de moda, pero es un valor al alza.

 

Y para terminar quería decir que la Solidaridad no tiene que ver con el sentirse superior por la condición de sexo, religión , lugar de nacimiento... tiene que ver con el AMOR UNIVERSAL.

Additional information