PRINCIPIOS MASÓNICOS PARA LA SOCIEDAD DEL SIGLO XXI

 

La Gran Logia de Aragón – Gran Oriente de Aragón recoge la antorcha de cuantos hombres y mujeres han trabajado, luchado, y en muchas ocasiones incluso han dado su vida por ello, por la defensa y mantenimiento de sus ideales para sí y como proposición de proyecto y desarrollo para el resto de la sociedad. Estos ideales son LIBERTAD, IGUALDAD  y FRATERNIDAD.

A lo largo de los siglos y de muy diferentes maneras la idea de una vida en libertad ha sido la aspiración de los hombres y mujeres de todo tipo y condición. La opresión, la coerción, la imposición en  sus más diversas formas y cauces  (política, económica, cultural, etc.) ha sido una constante a lo largo de la historia  de la humanidad. Pero de igual modo, la rebelión, las ansias legítimas de dignidad y libertad frente a esas amarras y cadenas también ha sido nutrida por innumerables hombres y mujeres. Muchos han sido los que han considerado y consideran, que todo hombre vale tanto como otro hombre, que no deben existir siervos y señores, que todos somos señores, dotado de una inviolable dignidad intrínseca a nuestra naturaleza humana. Ninguna persona, ninguna organización política o social,  clase social, o cualquier otra construcción del intelecto humano puede justificar la coerción y la negación de la libertad, la diferenciación entre seres humanos en su derecho y planificación a su  desarrollo vital con plena y absoluta libertad según sus propias tendencias, preferencias y juicios de valor.

La Gran Logia de Aragón- Gran Oriente de Aragón como heredera directa de una corriente que durante más de tres siglos ha defendido los ideales de la razón, la libertad, la igualdad, la tolerancia como única forma posible de vivir en una sociedad justa, primero la lucha de forma concreta y plausible contra las monarquías absolutas, clases aristocráticas negadoras de las más elementales libertades, posteriormente y en una de las épocas más comprometidas y también más terriblemente amargas de la guerra civil española donde muchos masones ofrecieron y sacrificaron literalmente su vida por defender una sociedad libre y justa, como decimos, la GLA-GOA se manifiesta como un lugar donde tienen cabida lo que se denomina librepensadores, ¡Nada más y nada menos!. En ella no hay primacías ni postulados religiosos, políticos, sexistas, culturales, ni de ningún tipo excluyente y exclusivo. Tan solo mentes libres, dispuestas a contrastar,  a madurar y desarrollar su propia visión del mundo y de la vida en su más amplio sentido, a través de la exposición libre de pensamientos, creencias, ideales.

En un mundo donde el pensamiento único está imponiéndose a pasos agigantados, donde todo es blanco o negro, o estás conmigo o contra mí, donde toda crítica o pensamiento alternativo inmediatamente es tildado de antisistema, revolucionario o idealista, donde no se muestran ni permiten análisis mínimos o puntos de vista diferentes a los propugnados por los grandes medios de comunicación, establishment político, social y cultural, ¡aquí! es donde los masones y particularmente la Gran Logia de Aragón- Gran Oriente de Aragón quiere ser un punto de encuentro donde se produzcan sinergias de hombres y mujeres libres que quieren expandir y alertar  al resto de la sociedad del peligro de una sociedad limitada en sus libertades, de la galopante desigualdad de sus ciudadanos, muy especialmente en nuestras sociedades desarrolladas,  de una sociedad darwinista donde se instaura el  sálvese quien pueda, frente a los imprescindibles lazos de fraternidad y solidaridad que rigen, por su propia supervivencia incluso, cualquier sociedad mínimamente civilizada.

Y estos ideales de libertad, igualdad y fraternidad se quieren también hacer expansivos y conjuntamente a los de ciencia, trabajo y progreso.

Si no existe una sociedad de hombres iguales en sus derechos de todo tipo, no puede existir libertad entre ellos, ¡y mucho menos, fraternidad! Por el contrario una sociedad donde una persona dispone de una camino de libertad garantizado en sus más diversas manifestaciones (orientación sexual, vocación profesional, aspiraciones y pensamiento político, religioso, etc.) puede atraves de la ciencia, el esfuerzo, la constancia, progresar como individuo y también ese fruto intelectual y/o material va a ser un  avance y un progreso para la sociedad en su conjunto. Son compatibles la libertad y  la igualdad, y con ello el progreso personal, con la libertad, la igualdad y el progreso comunitario. De hecho, no puede existir el uno sin el otro.

Por esos desde la Gran Logia de Aragón- Gran Oriente de Aragón  nos comprometemos a realizar y potenciar a nivel personal , y como logia,   los valores democráticos como única forma de organización política, la razón como el principio rector de la vida social, económica y cultural, el derecho de todo individuo a tener cubiertas sus necesidades vitales mínimas (sanidad, educación, niveles mínimos de vida) por parte de los poderes públicos, la tolerancia y el marco legislativo y social adecuado para crear, manifestar y expresar cualquier opinión filosófica, política, religiosa, cultural, etc. con absoluta libertad sin tener por ello que sufrir coerción o daño físico, profesional, o de cualquier otro género.

Nos comprometemos a defender la libertad  como valor supremo de la persona, sin la cual carecen de sustento efectivo todos los demás derechos.

Ante la desigualdad económica, política y social creciente, ante la intolerancia a las demás ideas políticas, religiosas, a la amenaza cada vez más real de una involución de derechos y libertades en las actuales sociedades occidentales desarrolladas, la masonería se compromete a ser vigilante activo ante la sociedad para la defensa de los valores que han defendido secularmente los librepensadores de todas las épocas, y de forma muy particular, los masones de cualquier lugar del mundo.

Ante todo, por todo, y por todos

¡LIBERTAD!  ¡GUALDAD!  ¡FRATERNIDAD!

Additional information