Aunque cueste asimilarlo la seguridad es la medicina de la sociedad.

Sin embargo, a pesar de haber conseguido importantes avances sanitarios, la seguridad sigue tan obsoleta como esa medicina que practicaba lobotomías y diagnosticaba posesiones.

 

En sentido amplio la seguridad es la ausencia de riesgo, un estado de bienestar que disfruta el ser vivo y que según la pirámide de Maslow ocupa el segundo nivel de las necesidades del déficit. Es necesidad humana sentirse seguro.

 

Según el bien a proteger y sus características encontramos diversos tipos de seguridad como la seguridad laboral, seguridad vial, seguridad jurídica, seguridad ciudadana; pero todos corresponden al cometido principal de evitar un riesgo en concreto.

 

Si nos centramos en la seguridad humana que se desarrolla como concepto integral del termino en sí, nos encontramos dos vertientes que tratan de proteger al ser humano en origen, uno es la “Seguridad Nacional” orientada a la defensa de los intereses de un Estado y otro es la “Seguridad Ciudadana” mas a mi entender orientada a asegurar los derechos de las personas por medio de la colaboración ciudadana y la persecución de los delitos que atentan contra sus derechos.

 

La Seguridad Ciudadana es uno de los temas que mas preocupan a la ciudadanía pero el cual puede que no se resuelva de una manera plena y acertada, bajo mi parecer, por diversos factores.

 

El primer factor pudiera ser no abordar las causas que crean la inseguridad o mejor dicho, no hacer los esfuerzos necesarios ni reales para prevenir la comisión de hechos delictivos, ni enseñar a las personas a prevenirse de sufrir ciertos riesgos. Como norma general, los encargados de buscar soluciones a la inseguridad votan por aumentar el número de leyes y solicitar mas presupuesto para invertir en materia de seguridad usando más la restricción, que la solución.

 

El segundo factor es la falta de mediación con el ciudadano, no se conciencia a la masa ciudadana para ejercer de una colaboración con las Fuerzas de Seguridad y una educación de valores en los jóvenes que hagan ver a las fuerzas del orden como una entidad de protección, auxilio y necesidad, si no todo lo contrario. Las Fuerzas de Seguridad son a menudo vistas como el brazo ejecutor de políticas que miran mas por el interés general de los Estados que por la Seguridad de los Ciudadanos. Este factor no hace si no cohibir la participación ciudadana, la cual es totalmente necesaria para garantizar una seguridad publica de calidad.

 

El tercer factor es el humano, no instruimos de manera plena a personal con verdadera vocación de servidumbre al ciudadano para garantizarle seguridad. La administración se limita a generar puestos de trabajo, garantizando un trabajo fijo y desconocido, el cual solo es atractivo en tiempos de crisis y en el que se observa la misma figura que en épocas pasadas, el policía de porra y silbato que desemboca con los años en personal desmotivado, los cuales se ven como meros intermediarios administración-habitante, sin ser tenidos en cuenta para la mejora de las instituciones policiales.

 

El cuarto factor pasaría por mejorar o progresar las administraciones encargadas de velar por la seguridad ciudadana. No puede haber instituciones desactualizados ni modelos medievales en seguridad pública, porque es un hecho que la sociedad cambia y con ello la delincuencia, quedando muchas veces los cuerpos encargados de garantizar la seguridad obsoletos y con una organización anticuada la cual no puede ejercer un buen servicio.

 

El quinto y último factor seria la despolitización de los cuerpos encargados de la seguridad y de los cometidos de estas, mantener una administración encargada de la seguridad es un servicio necesario pero no tiene porque ser dependiente de las políticas a desarrollar por el gobierno de turno.

 

Una de las teorías que ha ayudado a mejorar la seguridad pública es la basada en la teoría de las ventanas rotas.

Básicamente consiste en entender que el no cambiar una ventana rota en una casa durante un largo espacio de tiempo implica e incita a que otras personas puedan verse motivadas a romper las demás ventanas del edificio porque pueden sentir que nadie se ocupa del mismo y pensar que al encontrarse el edificio con síntomas de abandono, grupos de personas puedan acabar reuniéndose allí a realizar conductas inmorales e ilícitas por que nadie se preocupa del lugar, al fin y al cabo la gente suele actuar por imitación.

 

La teoría de George Kelling y Catherine Cales sostiene que mantener el entorno de la sociedad en buen estado y cuidado, unido a una tolerancia cero con gamberradas, vandalismo y pequeños delitos cometidos en su mayor parte por jóvenes adolescentes, corrige la conducta de estos y evita que estos jóvenes puedan cometer delitos mayores en su madurez porque aprenden que toda acción tiene una repercusión.

 

La teoría en si trata de mostrar que la seguridad es reafirmada por el entorno que nos rodea como parte fundamental del proceso de prevenir el delito y garantizar la seguridad a los ciudadanos. Sin duda la disminución de delitos menores implica el poder dedicar más tiempo y poder investigar más eficientemente los delitos mayores.

 

 No me cansare de repetir que una buena formación en verdaderos valores, junto a una institución policial armoniosa e instruida en la sociedad es la que puede garantizar y promover no solo un sentimiento de seguridad, si no una seguridad ambiental real que sin duda alguna ayudará a avanzar la sociedad, porque sin seguridad hay riesgo, si hay riesgo, hay miedo y el miedo es el que bloquea al hombre impidiendo que éste se atreva a dar el paso a progresar de manera libre.

X-6016

Additional information