La Gran Logia de Aragón-Gran Oriente de Aragón se constituye al amparo de la Ley de Asociaciones del Gobierno de Aragón y su existencia está fundamentada, en principio, en tres logias: Conde de Aranda, Del Justicia Juan de Lanuza y Joaquín Costa, todas ellas en Aragón.

Sus miembros son Masones que, después de su participación en varias organizaciones masónicas españolas, deciden constituirse como Organización Masónica dentro de la Comunidad Autónoma de Aragón en 2009.

En primer lugar, resaltamos que ésta no nace con el deseo de división o atomización de la Masonería Española, sino por el contrario, aprovechando la experiencia de sus miembros y la aportación de nuevos asociados.

En este sentido, trabaja por la unificación de la Masonería Española dentro de un sistema Federal que garantice, bajo un acuerdo de mínimos, el respeto a las diferentes formas de la práctica masónica.

Tomando como referencia la Historia de la Institución Masónica, con presencia en más de 140 países, y tras un minucioso estudio de la realidad en la sociedad actual, la idea es poder contribuir, de una forma más eficaz, no sólo en hacer buenos masones, librepensadores, sino en ser vanguardia de nuestro tiempo realizando un papel especialmente ejemplar.

Con este objetivo, se trabaja sobre los valores de Justicia, Tolerancia y Libertad y es el uso de la Razón, como método de análisis, el pilar sobre el que se consolidan estos ejes de actuación más actuales y necesarios que nunca.

La Gran Logia de Aragón-Gran Oriente de Aragón, sin abandonar su carácter iniciático, es una masonería eminentemente positivista. Esto se interpreta desde una concepción y sentido amplio y moderno, bebiendo de los manantiales de la Ilustración y del librepensamiento. Es una masonería que apuesta por la Libertad absoluta de Conciencia dentro de la Logia y del Masón en base a un racionalismo útil que nos acerca a la Masonería Liberal no Dogmática y Progresiva creada en París en el año 1761.

Ésta trabaja tanto en el plano personal como en el social, desarrollando una identidad coherente con su ubicación en Aragón. Bajo este sello encontramos en la Historia Masones ilustres como Santiago Ramón y Cajal –Premio Nobel de Medicina–, Odón de Buen –Creador del Instituto Español de Oceanografía– o Francisco Albiñana Corralé –Arquitecto de numerosos inmuebles como el Centro Mercantil de Zaragoza–, entre otros.

En la actualidad, Masones de la Gran Logia de Aragón-Gran Oriente de Aragón, trabajan a título personal y colectivo en proyectos de máximo interés para Aragón.

Con esta filosofía, la Masonería del siglo XXI no puede ser ajena a los avatares de la realidad, y desde esa dimensión, el profano que entra a formar parte de nuestra Institución, ratifica con su firma la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la defensa de los Valores Democráticos, considerando la especie humana como una Gran Familia, el trabajo un bien necesario y un derecho, y la Libertad una de las mayores conquistas de la humanidad, cuya extensión es necesaria a todos los seres humanos.

La diferencia con otras organizaciones se sostiene en el rito de que forma parte y que comprende tres grados: Aprendiz, Compañero y Maestro. Su método particular de introspección, su forma dirigida a iniciar a cada persona en la vía de la moral y su atención racional al enigma de la existencia, son algunas líneas de trabajo sobre nuestra propia conciencia, en busca de nuestra propia maestría, siempre fundamentadas en nuestra declaración de principios.

Additional information