Soneto a la Memoria de los parados de larga duración.

 

No tienen trabajo, no tienen dineros,

los vemos caminar sin rumbo, sin esfuerzo,

duermen en un portal al abrigo del cierzo,

rebuscan la comida cual perros callejeros.

 

¡Estos son los parados de larga duración!

Cincuenta años a la espalda, tal vez más,

tienen fe en un milagro que nunca llegará,

su existencia es pesada, ¡maldita situación!

 

Han trabajado mucho, han dado el do de pecho.

Hoy sufren la injusticia, el desprecio y maldad,

tienen su dignidad de hombres ... ¡y sus derechos!

 

La poli los somete a un marcaje estrecho,

ellos no son culpables de su infelicidad,

fraternidad hermanos, ¡démosles pan y techo!

 

J.I.L.A.

 

Additional information