Es para mí un honor dirigirme a todos vosotros en este acto de gran transcendencia para la Gran Logia de Aragón-Gran Oriente de Aragón.

 

Es un honor poder compartir este momento con HH.·. del Gran Oriente de Cataluña, Gran Logia Latinoamericana, Asociación de Logias Mare Nostrun y Gran Priorato de Hispania,  HH.·. de otras logias y especialmente con mis HH.·. de la Gran Logia de Aragón-Gran Oriente de Aragón, sin los que no hubiera sido posible este acontecimiento.

 

Nada es obra de uno solo. Todo es la suma del esfuerzo desinteresado de hombres y mujeres que, sin conocerse anteriormente, con muy diferente formación, estado social y creencias, se unen aportando lo mejor de sí mismos para hacer posible la práctica de unos valores que ayuden a hacer realidad la existencia de un mundo más solidario donde la tolerancia y la fraternidad posibiliten que la arena sirva para construir y no para crear desiertos.

 

Tenemos que ser capaces de hacer florecer, en los diferentes valles, la sabiduría, la belleza y la paz; haciendo de la palabra el medio para unir las diferencias creando una síntesis de entendimiento, respetando la idiosincrasia de cada ser humano y siendo dueños de nuestras propias decisiones.

 

Con este ideal de respeto avanzaremos, consolidando lo que nos une por encima de personalismos y entendiendo que en esa unión de contrarios estará nuestra riqueza..

 

Si analizamos que todo lo que existe es consecuencia del pasado, y éste es inamovible, deberemos utilizarlo como experiencia necesaria para que nuestros ideales y proyectos sean fructíferos y duraderos en el tiempo.

 

Al miramos en un espejo, nos veremos cambiados por el paso de los años, reconociéndonos como a nuestro mejor amigo y sintiendo lo que en realidad hemos creado.

 

La masonería no es ajena a estos cambios. Nadie tiene la verdad absoluta. Por eso, debemos buscar caminos, trazados en los diferentes valles, donde el progreso, la ciencia y el trabajo no sean una trilogía repetida sistemáticamente, si no una meta que nos una en la búsqueda de ese mundo tan ideal como posible.

 

La realidad del ser humano es que todos nacemos de un tronco común que debemos abonar para que de un buen fruto. Valores, tradición, espiritualidad, tolerancia, justicia, desarrollo de la ciencia, compromiso social, entre otros muchos, son ideales que nos unen y objetivos que hoy demanda mayoritariamente la sociedad.

 

Debemos aspirar y contribuir a la creación de un código ético que armonice las relaciones humanas y sociales, que sea solidario con todo esfuerzo que tienda a la satisfacción última de colmar todas las necesidades y aspiraciones humanas. Por este ideal humanista la masonería debe adquirir un compromiso con la humanidad.

 

El mundo existe, con sus luces y sombras, y hemos de trabajar para hacer posible que la libertad, igualdad y fraternidad sean más que palabras. Hemos de buscar que sean la fuente de donde las logias beban y consoliden verdaderos laboratorios de investigación en la creación de auténticos centros de unión y formación de hombres libres, capaces de proponer en libertad los diferentes caminos que lleven a crear una verdadera cadena de unión. Y en esa fuente, y en esos caminos, hemos de dejar un hueco para todos aquellos que quieran ser un eslabón más de esta fraternidad universal sean o no masones. Este es un reto que la Masonería del siglo XXI tiene por delante.

 

Los principios de la Gran Logia de Aragón-Gran Oriente de Aragón nacen con el propósito y la convicción de que hombres y mujeres tienen los mismos derechos y obligaciones y, por lo tanto, comparten el deseo común de la creación de una sociedad libre de todo prejuicio que limite un desarrollo integral del ser humano.

 

En este sentido, nuestra la Gran Logia de Aragón-Gran Oriente de Aragón basa su pensamiento en principios como el civismo, la pluralidad, la tolerancia, la libertad, la igualdad, la universalidad o la justicia.

 

CIVISMO: por el respeto y desarrollo de los valores que recoge la Declaración Universal de los Derechos Humanos…

 

“y que esperamos que algún día se cumplan “

 

PLURALIDAD: por ser un movimiento donde tengan cabida todas las tendencias, sin asumir condición religiosa, política o social determinada.

 

“Haciendo que la palabra sirva de base del acuerdo entre diferentes“

 

TOLERANCIA: como pauta básica de actuación.

 

“Sin que sea nunca signo de debilidad o renuncia”

 

LIBERTAD: como valor insoslayable para que el hombre actué según su moralidad y conocimiento.

 

“Y que entienda que la libertad es un derecho irrenunciable”

 

IGUALDAD: base de una relación de que los hombres son iguales en derechos y obligaciones.

 

“Y que la fraternidad sea un alimento que podamos compartir”

 

UNIVERSALIDAD: porque toda la Humanidad constituye una sola familia.

 

“Y que al ampliar nuestra perspectiva el  trabajo sea un derecho”

 

JUSTICIA: en la necesidad de conciliar individuo y sociedad.

 

“Donde se establezcan términos precisos de una relación entre iguales”

 

PAZ: como negativa a todo acto encaminado a crear discordia entre las gentes.

 

“Pensando que ésta sea la única arma que podamos abrazar entre todos”.

 

Estos valores son para nosotros la piedra angular de la construcción de una sociedad donde el tú y el yo puedan sentarse en la misma mesa y compartir éstos y otros principios.

 

La Gran Logia de Aragón-Gran Oriente de Aragón acaba de iniciar una nueva etapa, a lo largo de la cual, seguiremos trabajando para dar forma a una esperanza irrenunciable: el progreso moral, material y espiritual, del hombre. Es la razón última y la propia justificación de la Masonería. 

 

 

 Gran Logia de Aragón-Gran Oriente de Aragón

 Gran Maestro 

 Jesús Aznar 

 

Zaragoza, 14 de Diciembre de 2013

 

Additional information