Treinta y tres frases de Masones de la Gran Logia de Aragón-Gran Oriente de Aragón sobre la palabra IGUALDAD

                           

 La igualdad es no vencer sino convencer.

 

Para conseguir una sociedad igualitaria, hay que educar en igualdad.

 

La verdadera Igualdad hay que ganarla cada día, con cada gesto, con cada palabra, con cada acción.

 

Igualdad es respeto. Igualdad es no tener que pedirte perdón. Igualdad es verte, sentirte como un igual.

 

Acumular riquezas de forma desmedida sin considerar que a otros les falta lo más elemental para vivir con dignidad, es la fosa de la sinrazón contra la igualdad.

 

Es igualdad analizar diferentes situaciones sin poner barreras para encontrar la respuesta más correcta.

 

Igualdad es ponernos de acuerdo en lo que nos une por encima de intereses partidistas.

 

Llámame por mi nombre sin valorar cuál es mi situación social. Te responderé con la palabra y, al encontrarse nuestras miradas, estaremos construyendo un camino de igualdad.

 

La ecuanimidad asegura la igualdad: seamos siempre ecuánimes en nuestras decisiones.

 

Igualdad es mirarnos y recorrer la distancia para fundirnos en un abrazo.

 

Cuando nacemos adquirimos una deuda que nos hace iguales, la muerte.

 

La línea recta es aquella que conduce a un punto común de igualdad.

 

Ni el pasado ni el mañana garantizan el presente. El hoy y el ahora serán la primera línea de un trabajo que en común construya la igualdad.

 

Habrá igualdad en el mundo cuando veamos más allá de lo físico y nos demos cuenta de que todos necesitamos de todo y de todos para que todo funcione.

 

Practico la igualdad cuando pido a los demás que hagan lo mejor y cuando aprendo de todas las personas.

 

Cuando la igualdad llama a la puerta, la discriminación huye por la ventana.

 

La verdadera igualdad, paradójicamente nace de la desigualdad, pues no hay mayor igualdad que tratar a los desiguales como desiguales-

 

La igualdad quiebra cuando la arrogancia y la vanidad afloran en el alma de la persona.

 

El camino es el respeto, la meta es saber que somos iguales.

 

La igualdad Real era matemática, la igualdad social es acabar con nuestras diferencias, la igualdad masónica será proporcionar los mismos derechos al conjunto de miembros de la sociedad.

 

Si vemos la vida de forma positiva estaremos consolidando la igualdad.

 

Persigue y lucha por la igualdad que nos hace libres a todos, no aquella que convierte a unos más libres que a otros.

 

El mundo si caminase sobre piedras, el paso más difícil seria en la roca de la igualdad. Una vez superada ya no habría piedras.

 

La igualdad sin duda alguna es la justicia social, que vincula el concepto de la meritocracia con el trato a la persona sin distinción de condición por razón de raza, color, género, edad, situación económica, estado de salud u origen nacional. Es el respeto a la vida UNA en todos los seres humanos y al reconocimiento del derecho de satisfacer sus necesidades.

 

Cuando la sinrazón se impone, cunde el caos y se anula la igualdad.

 

La Equidad a la Igualdad es lo que el Respeto al Amor.

 

No será necesario que busques la verdad, si eres capaz de ver a tu contrario como tu igual.

 

A mayor cota de igualdad que consigamos, más diferente será nuestra sociedad.

 

La Igualdad, como la Verdad o el Amor, no es un objetivo, es un tránsito y un ejercicio constante y perseverante.

 

La única cosa en la que todos somos iguales, es nacer y morir, aquí la palabra igualdad nunca fue mejor dicha.

 

Son las sociedades y las personas enfermas las que se erigen superiores al resto, para encubrir sus propios complejos de inferioridad, nunca debería existir desigualdad entre el ser humano, independientemente de su sexo, tendencia sexual, religión o estatus social o político. 

 

Igualdad es que, cuando alguien te llame, tu cerebro no interprete nada diferente a ese sonido vocal.

 

Mismas oportunidades y derechos para todos.

 

La igualdad en derechos de todos los ciudadanos, permitirá la auto realización individual y su desarrollo en libertad.

 

La igualdad significa que todos los seres humanos tenemos el mismo valor y debemos ser tratados por igual, independientemente de nuestras diferencias.

 

La igualdad no se impone, se construye.

 

Para conseguir la igualdad hemos de ser socialmente responsables, críticos contra la injusticia y activos en la búsqueda de una sociedad mejor.

 

La única desigualdad que debería existir es la que otorga el trabajo y el estudio los cuales establecen el grado de sabiduría y de crecimiento de cada persona.

 

Igualdad ante la Ley, la Justicia, ante las oportunidades de la vida, en el trabajo. Nacemos con los mismos derechos y deberes. Ser iguales es un derecho de todos los seres humanos.

 

La igualdad es la meta que la sociedad del nuevo milenio debe de perseguir y tratar de alcanzar incansablemente.

 

La igualdad es aquello que te une al otro, dejándonos a ambos en mejor lugar.

 

Si me pides que haga lo que a ti te interesa, sin considerar sus causas y efectos, anularás toda posibilidad de trabajar por la igualdad.

 

Si comprendemos que todos somos necesarios para hacer posible un mundo más equitativo y feliz estaremos consolidando los cimientos de la igualdad.

 

 

Gran Logia de Aragón-Gran Oriente de Aragón (18-9-2018)

 

Additional information