DESOBEDIENCIA CIVIL

 

La definición de democracia según la Real Academia Española seria: Doctrina política según la cual la soberanía reside en el pueblo, que ejerce el poder directamente o por medio de representantes.

En España una mayoría social, no toda en su conjunto, porque no toda la sociedad tiene derecho a voto. En las elecciones del 26 de junio del año 2016, de una población de 46.468.102 habitantes tuvieron derecho a voto 36.520.913 de los cuales voto el 66.48% traducido a habitantes 24.279.259, la mitad de la población.

No quiero entrar en debate de si los menores de edad, ciertos discapacitados y residentes sin la nacionalidad española deberían de tener derecho a expresarse de alguna manera no vinculante. Solo reflejar que forman parte de la población y sus ideas no se ven reflejadas. No solo decidimos por nosotros mismos a la hora de elegir representantes, sino también por aquellos que no lo hacen por distintas causas. A los que deberíamos de tener en consideración a la hora de tomar nuestra decisión.

El partido más votado es el que elige los representantes que gobierna, pero esto no quiere decir que sean elegidos por los ciudadanos, ya que estos no se presentan en unas listas abiertas. Votamos las siglas de un partido y las ideas globales de este, el conjunto de capital humano, pero no podemos votar a las personas que van a formar parte del gobierno de manera individual sino al conjunto.

Tampoco es lo que el pueblo en su conjunto quiere, sino lo que una minoría mayoritaria ha votado, parte de la población es lo que desea, pero no el conjunto. Un partido puede gobernar con 8 millones de votos sobre una población de 48 millones. El resto de grupos o representantes deberán decidir si quieren oponerse a ese gobierno o colaborar con él.

¿Por qué no listas abiertas?, en el que se presentara a cada candidato de forma individual y al que se pudiera votar de forma independiente sin cumplir un orden marcado en las listas de su partido, poder votar personas y no partidos. En el que se pudiera juzgar a cada candidato de cabeza de lista de forma individual.

El objetor de conciencia

Cuando el ser humano se agrupo en sociedades, dejo de lado su individualismo. Entro en un juego en el que los intereses e ideas de otros entraban en concordancia y a veces en conflicto con las suyas. Muchas veces estas ideas pueden debatirse y llegar a puntos intermedios. ¿Pero qué ocurre cuando no hay un punto intermedio? En ocasiones canibalizaran tus ideas y tendrás que acogerte a las que otros prefieran y otros se tendrán que acoger a lo que los que piensan como tu quieren y ellos minoritariamente tendrán que aceptar.

Imaginemos por un segundo un espacio político en el que, tras finalizar el sufragio, se ha decidido que gobiernen de forma mayoritaria, un cincuenta por ciento más uno de un grupo con el cual no estamos de acuerdo políticamente ni éticamente, con el cual no concuerdan nuestros valores ni nuestra forma de entender el mundo y este mismo no respeta la nuestra ni la tiene en consideración. En este caso ya no es democracia, es la voluntad de unos sobre los otros, el gobierno de los muchos sobre los pocos ¿Debemos obedecer las leyes que se creen? ¿Anqué fueran en contra de nuestros principios? De eso se trataría la democracia, de que el pueblo elija sus dirigentes y estos gobiernen, de otra forma no estaríamos respetando la decisión del resto, que sería la mayoría, seria no respetar el sistema democrático.

Por otro lado, el permitir que nos gobiernen aquellos con los que no comparten nuestros valores seria no respetarnos a nosotros mismos. ¿Qué es más noble, respetar una ley creada en un sistema democrático o respetar nuestras propias ideas si no coinciden con este?

Se puede vivir en un sistema gobernado por las ideas de otro, siempre que estas no entren en conflicto con nuestros principios.

¿Seriamos capaces de vivir en un país que democráticamente decide vejar a un grupo minoritario de la población? Sería una democracia, si, ya que sería decisión del pueblo, pero esta no sería respetable para el que no pensara de acuerdo a ella.

“Bajo un gobierno que encarcela injustamente a cualquiera, el hogar de un hombre honrado es la cárcel.” Henry Dave Thoreau

Da igual que un sistema sea democrático o autoritario si este no respeta lo que es justo y trata a todos los ciudadanos de igual manera.

 

¿Debemos obedecer a lo que la mayoría representa?

Somos librepensadores, tenemos nuestras propias ideas, nuestros propios valores y nuestras propias creencias. Pero, ¿También somos “libreactores”? Debemos actuar en función a lo que pensamos, aunque eso incomode, moleste o vaya en contra de lo que los demás piensan. Esto no quita que debamos respetar sus ideas, siempre que estas merezcan ser respetadas. Hay ideas que bajo nuestro punto de vista no son ni serán respetables, como son la violencia, el abuso, el racismo, el machismo…

Pero entonces, ¿Que sucede, cuando nuestras ideas no son respetables para otro? Cuando entra en conflicto las diversas culturas, cuando estas no se respetan unas a otras.

“Existen leyes injustas: ¿debemos estar contentos de cumplirlas, trabajar para enmendarlas, y obedecerlas hasta cuando lo hayamos logrado, o debemos incumplirlas desde el principio?” Henry Dave Thoreau

 

Conflictos de la humanidad y choque de civilizaciones

“Las civilizaciones son las ultimas tribus humanas, y el choque de civilizaciones es un conflicto tribal a escala planetaria” Samuel Phillips Huntington

El ser humano convive en un mundo globalizado. La mayor parte de la población prefiere coexistir amigablemente y comparte los valores principales, pero hay civilizaciones con las que no son compatibles. Los occidentales tenemos una visión del mundo basada en nuestra cultura, pero el mundo es extenso y hay otras formas de ver la vida que no respetamos y que pocas civilizaciones lo hacen, que vulneran lo que es correcto para la mayoría del mundo. Que atentan contra los derechos humanos que hemos creado algunos países, basándonos en lo que es justo y correcto para nosotros mismos. ¿Pero qué sucede si para otros esos derechos no son respetables y tienen los suyos propios? ¿Debemos respetar los suyos o imponer los nuestros?

Hay países en los que está bien visto el matrimonio con menores de edad, en los que las mujeres se someten a la voluntad de los hombres y las normas de conducta son distintas a las nuestras. Ellos están equivocados y nosotros no, ellos piensan lo mismo de nosotros ¿Debemos imponerles nuestra voluntad?, o ¿Quizás deberíamos de enseñares nuestra forma de ver el mundo?, ¿Tal vez dejarles seguir con su modo de vida?

Debe de existir un dialogo de civilizaciones, el mundo el polifacético en toda su extensión y debemos de apoyarnos los unos en los otros, sin olvidar nuestras particularidades y nuestras perspectivas. No por ello dejar de hacer lo que consideramos correcto, lo que es justo y respetable. Aunque ello pueda chocar con las ideas de otros.

 

“Si quieres hacer las paces con tu enemigo, tienes que trabajar con tu enemigo. Entonces él se vuelve tu compañero”. Nelson Mandela

 

Como conclusión remarcar que no es una crítica a como está constituida la sociedad, es tan solo un análisis y una invitación a la reflexión sobre esta. Nunca demos las cosas por sentado.

 D.S.

 

Additional information