Treinta y tres reflexiones de diferentes masones de la Gran Logia de Aragón-Gran Oriente de Aragón sobre la palabra UNIR.

 

Unir es ese sonido vocal capaz de abrir todas las fronteras que nunca debieron existir.

Unir para que el odio no anule la libertad de pensamiento.

Unidos limamos asperezas, escuchamos con sosiego, ordenamos nuestras ideas en libertad y, aún opinando diferente, somos capaces de trabajar en lo que nos une por encima de intereses que intentan distorsionar la realidad, en beneficio de minorías  que no tienen en cuenta a esa mayoría, sin la que no existirían.

Unir lo diferente entre diferentes será una de las mayores conquistas de la Humanidad, dejando de ser una utopía la libertad, la igualdad y la fraternidad.

Unidos no sólo llegaremos más lejos y cumpliremos mejor nuestro objetivo, también alcanzaremos mayores cuotas de bienestar y felicidad.

Unir con violencia o con miedo, no es unir. Unir con mentiras o desconocimiento, no es unir. Unir por intereses o por pérdida de identidad, no es unir. ¿Es posible Unir?

Unir es formar parte de un proyecto común. Juntar esfuerzos por y para ello. Unir es construir un proyecto común. Unir es crear, hacer, defender, ayudar, fomentar, desarrollar, evolucionar y crecer en fraternidad.

La Unión solo es posible si existe la fraternidad. La Unión solo es posible si existen unos objetivos “constructivos” comunes y compartidos que busquen la mejora y el perfeccionamiento de la realidad.

Para Unir se necesita un cemento compuesto por fraternidad, tolerancia, respeto, comunidad, entendimiento, desarrollo, cariño, educación e igualdad.

Unir es como construir. Siempre hay que evitar que alguien lo quiera destruir.

¿Por qué es más fácil unir en contra de alguien o de algo? ¿Por qué siempre se necesitan enemigos?

¿Por qué se parecen  tanto las palabras unir y huir?

Si Un_ir significa tener un camino común hacia el futuro, faltarían en el diccionario dos palabras: Un_ser y Un_construir.

Para Unir no basta con Ser y Estar. También es preciso Hacer y Construir.  

 

Mala filosofía es la que no sabe unir el amor al saber con el amor al “ser humano” llamado también Filantropía.

La belleza anda unida a lo infinito y el primer hijo de la belleza es el arte.

Ciencia y Caridad a veces no van unidas, sobretodo si me acuerdo de Hiroshima.

Lo mismo que para una gran construcción hay que pulir y moldear los materiales para su ensamblaje. Debemos pulir y moldear nuestra mente en la bondad, la sabiduría y la tolerancia, para crear sociedades limpias de maldad y libres de todo fanatismo.

Saquemos a la superficie lo mejor de nosotros mismos para unir nuestros caminos.

Cuida tus pensamientos porque se volverán palabras. Cuida tus palabras  porque se volverán actos. Deja que tus valores dirijan tus actos y únete a la corriente fraternal.

Unión, nacer, unir, crecer, unir, relacionar, unir, reproducir, unir, morir, unión.

Bienaventurado quien sea capaz de unir su camino al de sus semejantes dejando huella en sus almas.

No quiero que pienses como yo, tampoco busco que creas lo que yo creo, pero si me gustaría que durante un rato, caminásemos silbando juntos.

¡Hermana musical! Guíame fuera de la caverna, tomaré la antorcha para UNIR mi corazón al de los hermanos en la luz.

¡Oh Capitán! Izado está el génova y la mayor, muéstranos cómo UNIR tolerancia y rigor, cómo UNIR la graba y la arena fina.

Vivir con pasión surcando la vida, graba en el Universo el poder del amor.

Si abriéramos una lagrima en dos, no encontraríamos nada. Si viéramos del ojo de donde ha salido, evitaríamos volverla a abrir.

La luz no aparece sin la unión de todos los colores.

Cuando los abismos siembran las distancias será el espíritu constructor quien enhebre los destinos.

Treinta y cuatro varillas separadas, la nada a merced del aire, unidas, un abanico doblegado.

Continente que conservas de la mente el contenido, no lamentes que la materia desconcierte tus sentidos. Calavera, motosierra que vuele el espíritu.

Los ladrillos unidos construyen una casa y la vida es igual, donde la UNIÓN del respeto, del amor, de la fraternidad, de la caridad, de la igualdad, nos une hacia la lucha por la justicia y un mundo mejor.

El cordón umbilical es algo maravilloso, algo mágico, porque a través de él, estuvimos unidos por el amor más profundo y más puro sin condiciones. Ese amor, ese puro amor, debería ser y seguir adelante todos los días de nuestra vida. Por lo tanto, y ahora nunca mejor dicho, no deberíamos olvidar nuestros orígenes y compartir con los que carecen y nos necesitan.

Si las personas supieran lo importante que es el cariño, lo que alimenta la atención y la empatía hacia los demás, como el respeto y la igualdad que nos hace crecer; si lo supieran… tendríamos la UNIÓN PERFECTA y una sociedad más justa.

 

Zaragoza, 2-7-2017

Additional information