14/05/2016. En mi época de estudiante. 

En mi época de estudiante, cuando se presentaba un problema tan difícil como es el no saber el significado de una palabra se daba una solución fácil, “Hazte con un diccionario” te decían.

Hoy en día el problema se sigue dando, pero nadie hay quien te indique que busques en un diccionario o al menos que te aconsejen que mires un misero libro por si encuentras la respuesta. Hoy día es difícil encontrar a ese alguien y  mejor así, pues siempre habrá quien de una manera u otra martirice a esa cabeza pensante de listillo en el mejor de los casos, pues en otros tiempos hubiera habido fuego rápido.

Difícil hoy el saber estar con los semejantes sin tener prejuicios e intolerancias hacia el prójimo que piensa distinto o realiza una critica constructiva hacia lo propio o ajeno, igual de difícil es el saber y conocer a separar y comprender lo moral de lo inmoral porque al fin y al cabo somos y nos convertimos en lo que nos reflejamos y la sociedad actual esta falta de espejos y llena de malos ejemplos.

Falta de VALORES UNIVERSALES en las PERSONAS avisan unos, falta de EDUCACIÓN aconsejan otros, pero la verdad es que cómo aplicar algo que se ha perdido hasta el punto de querer desconocerlo.

Puestos a emprender con una solución fácil al problema del entendimiento de la palabra en sí, encontramos en cualquier diccionario de pocos euros lo siguiente;

VALORES, dícese de los principios que permiten orientar nuestro comportamiento en función de realizarnos como personas.

UNIVERSAL, Que pertenece o se refiere a todos los países, a todos los tiempos, a todas las personas o a todas las cosas

PERSONAS, Individuo de la especie humana.

EDUCACIÓN,  Proceso de facilitar el aprendizaje en todas partes de conocimientos, habilidades, valores, creencias o hábitos de un grupo de personas a otras personas

Parece ser que varias palabras se repiten en el significado de los distintos términos quedando claro que son principios del comportamiento referidos a todos los campos de la especie humana y que se aprenden de unos a otros, pero entonces qué es lo que ocurre para que a pesar de parecer ser tan importantes para realizar a una persona sean mostrados de manera fugaz y con falta de comprensión por la sociedad en conjunto.

Me hace pensar en base a los cimientos de la definición de VALORES UNIVERSALES que pudieran tratarse en realidad de los llamados VALORES HUMANOS aplicados algunos de ellos de manera universal a todas las culturas y personas de la tierra en conjunto, y quien sabe si del universo.

No hará mucho tiempo, mi cabeza le dio vueltas al asunto sobre la actual pérdida de valores humanos en las personas, y es que mientras paseaba al perro con un vecino y amigo, éste me comentó sobre un caso que había sucedido en un pueblo cercano al suyo.

Resultaba que un joven menor de edad se había presentado en compañía de su madre en la Guardia Civil con el fin de denunciar a otro chaval también menor por intento de agresión hacia éste, resultó ser tras tomar declaración a ambos, que de alguna manera uno había tratado de sobrepasarse en unas fiestas de la localidad con la novia del otro y tras enterarse el novio de la joven, éste acudió al domicilio del denunciante a rendir cuentas quedando todo en nada gracias a dios. Pero eso no era lo peor.

En mitad de una declaración salieron a relucir unas supuestas fotografías eróticas de una menor de edad de la cuadrilla las cuales volaban de smartphone en smartphone sin freno alguno.

Al parecer una vez gestionadas las fotografías, localizada la menor y escuchada su versión el panorama no podía ser mas oscuro. La joven, de apenas catorce años, había conocido a un chico de dieciséis y habían intercambiado los números de teléfonos con el fin de entablar amistad por un chat de mensajería instantánea, pero al observar éste como crecía el interés de la joven hacia él no se le ocurrió otra brillante idea al tipo que solicitarle fotos íntimas convenciéndole que todo el mundo lo hacia y que así él sabría si ella estaba por él de verdad. La joven accedió, al parecer obligada psicológicamente, y las peticiones del muchacho aumentaron hasta llegar a amenazarla con publicar esas fotografías si no hacía lo que él quería, pero como en todas las cosas la negación finalmente llegó y las fotografías fueron lanzadas a la red 4G sin control alguno pasando de aparato en aparato a través de grupos hasta hacerse algo viral en las localidades cercanas. Lo más triste, comentaba mi buen amigo, es que esas fotografías habían llegado a manos de padres pertenecientes al APA del colegio donde la cuadrilla de jóvenes estudiaba y nadie, en un acto de minima moral, había sido capaz de acudir con ello a las autoridades o más fácil todavía a casa de los padres de la joven para que estos pusieran fin al delito. La joven relataba como algunos jóvenes que recibían las fotos se ponían en contacto mediante mensaje con ella para insultarla y hostigarla sufriendo esto en silencio para evitar que sus padres se enteraran. Enmudecí ante tal relato.

Estigmatizada con el boca a boca y con catorce años a la joven le habían quitado la dignidad, el respeto y la libertad en todos los aspectos, habían arrugado su honor y sus derechos como persona en una bola de papel y los habían arrojado al water, tirando además de la cadena para que no pudiera recuperarlos. En la Europa del siglo XXI un joven de dieciséis años se había comido el corazón y el alma de una niña sin tan siquiera tocarla con un simple aparato de última generación creación de mentes privilegiadas, demostrando que los sentimientos de su semejante eran inexistentes para él y firmando así a fuego en una piedra que la humanidad a pesar de estar muy avanzada no esta todavía evolucionada.

Javier F.

Additional information