El dinero mal gestionado introduce personajes en los lugares más insospechados. Su juego es crear ciencia sin conciencia. Sabemos que su debilidad es no poder controlar el tiempo y, cuando llueve, éste es papel mojado y de él, al final, no sale más que humo.

El poder incontrolado también tiene un tiempo 

Tú que generas fanatismo

Haces ciegos y sordos

Tú que no conoces la duda de los demás

Tampoco planteas preguntas

Tú crees saber lo que no sabes

Crees lo que no eres

Tú no admites la razón ni lo contrario

Piensas que eres propietario del pensamiento ajeno

Tú crees tener la verdad absoluta

Ofreces prebendas a precios impagables

Tú que compras silencios haciendo sordos a quienes quieren oír

Vives entre llamas que lanzas contra otros

Tú que tienes respuestas para todo para crear enfrentamientos

Que facilitas la ruina de los demás para enriquecerte tú solo

Tú que no pones limite al desenfreno

El odio es tu baile y tu cansancio cavará tu propio abismo donde quedarás enterrado.

Tú, yo, aquel y los demás somos la solución al poder incontrolado. Somos acción, movimiento, trabajo, creatividad, inteligencia. Si tomáramos conciencia de que sumamos el noventa y nueve por ciento del tiempo y que éste no tiene precio, el mundo sería de todos, incluidos aquellos que quieren comprar con su dinero nuestro tiempo. 

Jesús Aznar (1-5-2016)

Additional information