Cuando uno asume una responsabilidad y finaliza su tiempo, es importante poder decir “he cumplido”. Pero esto no es suficiente, porque el valor a esta respuesta, sólo lo pueden dar aquellos que han compartido el esfuerzo para llegar al objetivo deseado.

 

Hoy 20 de Junio de 2015 es un día muy especial. Estamos reunidos compartiendo un nuevo local, un espacio más amplio. Pero esto no sería de interés si no se llenara de contenido, de trabajo con la palabra y sobre todo con hechos. 

Tenemos que vernos y que los demás nos vean por lo que hacemos. Creo que el camino que hemos elegido está bien considerado, como se puede ver en los resultados obtenidos a lo largo de los diez últimos meses de curso masónico. 

La Logia Conde de Aranda, dentro de la estructura de la Gran Logia de Aragón–Gran Oriente de Aragón, ha cubierto sobradamente el número de H.·. Masones. Esto, unido a nuevos H.·. Masones en Teruel, Huesca, Alcañiz, provincia de Zaragoza y el próximo Septiembre en Calatayud, constituye una expansión territorial en Aragón no conocida en las organizaciones masónicas en los últimos años desde su legalización en la etapa democrática. 

Como sabéis, la masonería liberal o de progreso no deja de ser una organización que no gusta en aquellos países faltos de democracia. Porque sobre todo un masón es un libre pensador y todo sistema que coarte las libertades no permite al masón desarrollarse de forma plena. 

Es sobradamente conocido que respetamos el sistema democrático y la Constitución de nuestro País. Pero, como estudiosos de los cambios que se suceden a lo largo y ancho de nuestro mundo, ponemos nuestro empeño en jugar un papel importante en la consecución de una sociedad más justa y solidaria. El diálogo y la palabra será nuestra herramienta. Con ella, el compromiso de estar en todos aquellos foros, donde se trabaje sin partidismos, buscando la unión entre diferentes. 

Éste es uno de los principios fundamentales de los pilares que sostienen la existencia de la Gran Logia de Aragón-Gran Oriente de Aragón. Por eso, nuestras logias trabajan por la Humanidad, no teniendo en cuenta las particularidades individuales o de grupo.

Vivimos un tiempo nuevo, donde la ciencia encabezada por las nuevas tecnologías supone un avance muy importante. Tanto es así que supera nuestra percepción de la realidad. Ésta nos lleva a nuevas formas de comunicarnos y, si bien es de una gran trascendencia, a veces también nos hace ser más individualistas. Por ello, la importancia que tienen nuestras reuniones, donde prima la libertad individual entre diferentes, donde cada uno archiva en su memoria lo que se adapta mejor a su conciencia, lo que puede ser útil en su vida diaria. 

La Masonería, a pesar de sus fundamentos humanistas, no es ajena a divisiones. Después de largos años de oscuridad, se plantean diferentes enfoques, que sin embargo todavía no han conseguido la comprensión de los ciudadanos españoles hacia esta organización centenaria y con importante implantación en otros países.

Nosotros pensamos y así se componen nuestras logias:

La mujer hoy juega un papel importante en la sociedad, por lo tanto las logias no pueden ser ajenas a ello.

La libertad absoluta de conciencia en los diferentes aspectos que configuran al ser humano, político, religioso o no, filosófico, cultural, económico etc. Lo importante es ser buena persona.

Cualquier forma sectaria no tiene cabida dentro de nuestras logias.

Nosotros nos consideramos ciudadanos del mundo y, por lo tanto, no somos ajenos a los avatares de cambios que modifican las diferentes relaciones entre los Estados.

Las reuniones de nuestras logias están llenas de contenidos de lo más diverso, como corresponde a un encuentro en libertad. Eso sí, con un método ordenado, que nos permite escuchar y ser escuchados, apostando por la eficacia del tiempo.

Queremos ser, en Aragón, la organización masónica más importante. Que se nos conozca por la calidad humana de nuestros afiliados, conectados con el tejido social; estrechando, además, lazos de amistad y reconocimiento mutuo con otras Grandes Logias de España y del resto del mundo.

Aspiramos a participar en la unión de la masonería española. Por esta razón, estudiaremos y promoveremos toda iniciativa que lleve a su realización, si bien pensamos que el sistema federal podría ser una de las propuestas, sin descartar otras que puedan ser interesantes. 

Estas son algunas líneas de lo que es hoy, y aspira a ser, la Gran Logia de Aragón-Gran Oriente de Aragón. Nada de esto será posible sin una organización importante, tanto en el número de afiliados como en su calidad humana.  

Toda organización que se precie debe ser una realidad compartida, dejando fuera de ella toda forma sectaria y facilitando la incorporación de la diversidad, que haga posibles los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad, trabajando por la Humanidad.

CIENCIA – TRABAJO – PROGRESO

Jesús Aznar -  20 de Junio de 2015

Additional information